miércoles, 10 de septiembre de 2008

HIGIENE EN EL ADULTO MAYOR


El baño o higiene en el Adulto Mayor, lejos de ser una actividad de la vida diaria sin importancia, es de repercusiones benéficas en la salud física y emocional.

Bañarse ha sido motivo de placer desde hacer muchos años, solo basta recordar la importancia que los romanos le daban al baño, tanto que se construyeron instalaciones suntuosas que daban lugar a reuniones de personajes de la vida política de Roma.

Estar limpio representa tener un estatus o imagen aceptable y de categoría, también representa la imagen de la salud física, mental y emocional. Todos tenemos que estar limpios, no importa la edad.

El objetivo de la higiene en el Adulto Mayor:

Conservar la piel en buen estado de limpieza
Colaborar en el mantenimiento del estado de bienestar físico y psíquico
Que tenemos que observar:
Valorar y observar el estado psíquico y físico del adulto mayor
Valorar la autonomía funcional
Valorar estado de cansancio o fatiga
Observar costumbres
Valorar opciones de higiene o baño

Podemos pensar que el baño no constituye un dilema o reto, que cualquiera puede tomar un baño sin mayor complicación, sin embargo cuando hablamos de personas de mas de 60 años, las cosas cambian.
Recomendaciones:

Disponer de tiempo necesario
Valorar las barreras arquitectónicas del cuarto de baño
La temperatura de la habitación debe ser agradable y de buena iluminación, evitando las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura.

Alentar la autonomía para que el adulto mayor siga aseando aquellas partes del cuerpo que aun pueda, y en caso de requerir ayuda ofrecer el apoyo de manera respetuosa y cordial manteniendo una buena comunicación.

Valorar las dificultades reales que le impidan el auto cuidado.
Ayudarle a incorporar nuevos hábitos de aseo: lavado de manos antes y después de ir al baño, antes y después de los alimentos, tener un equipo de aseo personal y promover el "aspecto aseado" como imagen corporal aceptable para los demas.

Tipos de aseo para el adulto mayor:

Higiene del adulto mayor capacitado o autónomo que va solo al cuarto de baño
Higiene del adulto mayor discapacitado, que solo necesita ayuda para ir al cuarto de baño y asear algunas partes del cuerpo
Higiene del adulto mayor discapacitado, que no puede ir al cuarto de baño, esta encamado
En cualquiera de los casos se recomienda revisar las necesidades previas al acto del baño para evitar inconvenientes o sucesos desafortunados que pongan en peligro la salud e integridad del adulto mayor y favorecer la actividad del baño como fuente de placer.
Material:

Se acomodaran a las necesidades y capacidades del adulto mayor
En general se necesitan: esponja, jabón, toalla, crema hidratante o formula magistral, peine, colonia, cepillo dental y pasta de dientes, ropa limpia o camisón
Es importante tener el material a la mano y al alcance del adulto mayor
Considerar siempre la posibilidad de prestar ayuda para salir del baño, secarlo y vestirlo
Importante:

De acuerdo a las posibilidades realizar modificaciones en el cuarto de baño para evitar accidentes de consecuencias en la salud del adulto mayor
Tener una silla de plástico en la ducha para evitar caídas por mareos o descompensaciones en la presión arterial.

Tener lista la ropa limpia en la cama, eliminar tapetes o alfombras mal colocadas que puedan ocasionar caídas.

Evitar que el agua de la ducha este muy caliente para evitar quemaduras o fatiga
Respetar su pudor, sigue siendo una persona
Cuando se trata de un adulto mayor con discapacidad y dependiendo de la autonomía que aun tenga las necesidades para el baño son:

La asistencia de una o dos personas
Explicarle la acción que se va a tener y pedirle su cooperación
Templar el agua antes de ser introducido a la ducha, acomodarlo en una silla de plástico y alentarlo a que realice el aseo de las partes del cuerpo que aun pueda hacer
Ayudar a salir del cuarto de baño evitando las corrientes de aire, proceder al secado del cuerpo poniendo énfasis en los pliegues cutáneos y los pies
Permitir que el adulto mayor pueda tener un momento de reposo antes de incorporarlo a la actividad diaria.

Cuando se trata de un adulto mayor discapacitado del todo o encamado el momento del aseo corporal es más detallado, se recomienda lo siguiente:
Antes que nada respetar su pudor, es una persona que depende totalmente de nosotros para su aseo general.

Extremar las medidas de higiene en las zonas de apoyo para evitar ulceras por decúbito, que son agravadas por humedad o suciedad.

Poner la cama en posición horizontal.
Cambiar agua a menudo, tomar precauciones.

Cuidar la temperatura del agua y de la habitación, es mas fácil cuando le preguntamos como le gusta el agua

Necesidades:
2 personas
Palanganas
Esponjas jabonosas y torundas
Jarra de agua y batea
Guantes, gasas
Solución antiséptica
Peine, toallas …
Ropa limpia y sabanas limpias
Bolsa para ropa sucia y para material de aseo
Rastrillo y alicate
Procedimiento:
Antes que nada se le solicita al adulto mayor su aceptación y colaboración para el baño y se le explica cual va a ser el procedimiento.
Se coloca una toalla debajo del mentón y se realiza el aseo de la boca, cabeza y afeitado: se lava, enjuaga y seca cara, orejas, cuello y pelo
Los ojos se lavan con torundas humedecidas con agua sin jabón y de adentro hacia fuera.

Si fuera preciso limpiar el conducto auditivo y las aletas de la nariz, se utiliza una torunda de algodón humedecida con agua templada.

Se retira la ropa de encima y se deja solo una sabana
Se descubre el tórax, el resto del cuerpo se tapa, recordar sobre el pudor del adulto mayor.
Lavar, enjuagar y secar el tronco poniendo cuidado en los pliegues

Lavar, enjuagar y secar los brazos desde la muñeca hasta la axila

Colocarlo de lado para lavar espalda con movimientos circulares para estimular la circulación, puede ser un buen momento para dar apapacho
Colocar sabana seca en tronco y descubrir el resto del cuerpo
Lavar, enjuagar y secar el área de los genitales, aseo perineal en general
Si se requiere hacer el cepillado y recorte de uñas de manos y pies
Por ultimo hay que vestir al adulto mayor, peinarlo y motivarlo con comentarios acertados sobre su aspecto
De igual manera el aseo de la ropa tiene su importancia, sobre todo si consideramos que la piel del adulto mayor es más frágil de lo que imaginamos.

El objetivo de realizar un buen lavado de la ropa de cama y de la ropa personal es mantener y proporcionar comodidad y sensación de bienestar y confort en las horas diurnas y en las del sueño o estancia prolongada en cama.
Observaciones:
Las sabanas y ropa en general deberán ser de algodón o en un mayor porcentaje de algodón en comparación con las fibras sintéticas
Evita el uso de cloros o blanqueadores para evitar reacciones alérgicas en la piel
Lavar por separado ropa de cama y ropa personal
Evitar ponerle ropa húmeda al adulto mayor, tener cuidado en el secado de la ropa, el secado al sol es mas conveniente
Mantener una rutina de cambio de sabanas continuo y de acuerdo a la situación del adulto mayor
Cuando el lavado sea a mano es conveniente el remojo previo
La ropa interior deberá ser cambiada a diario
Evite al máximo prendas ajustadas, exceso de botones, costuras marcadas, abrumadoras o inadecuadas para la temporada del año